Sistema Informativo de la Televisión Cubana
Domingo22/10/201711:36 am
La fiebre secesionista recorre el mundo
Por: Redacción Internacional
28/09/2017

En menos de una semana dos consultas populares en sitios geográfica y culturalmente distantes: Cataluña, en España, y el Kurdistán iraquí. Sobre esta última quiero centrarme, en primer lugar porque ya se realizó, y en segundo lugar porque como todo lo que suele suceder en Oriente Medio, no hay solamente un espíritu nacionalista, hay intereses de los peces gordos detrás. Poniendo el tema en contexto, se trata de un segmento de una población mucho mayor, que se estima en cerca de 40 o 50 millones de personas, de una etnia diferente a la árabe, un pueblo sin territorio definido y repartido por al menos 4 países: Irán, Siria, Turkía e Irak.  Los kurdos de este último país, son los que, teniendo un estatus diferente, pues son desde 2005 una comunidad autónoma, han querido dar un paso más allá y apostarle a ser un Estado Soberano. El plebiscito ya se realizó y de acuerdo con los resultados, más del 92 por ciento de los votantes dijeron sí a la independencia. Pero empieza ahora la larga batalla, pues la consulta ha sido calificada de ilegal e inconstitucional por Bagdad y por tanto, la voluntad de una mayoría tropieza con la fuerza de los que detentan el poder y con él, las leyes. Como primera medida castigo, se ha suspendido el tráfico aéreo y comienzan a bloquear los pasos terrestres. Hay tropas en las regiones kurdas en disputa y el diálogo que debería comenzar a partir de la votación, sigue sin ver luz verde. Hablemos de intereses. El primer gran asunto es un denominador común en la zona: los recursos petroleros. La zona que pretende separarse tiene abundantes reservas de las cuales Iraq no quiere desprenderse. Por otro lado, las naciones fronterizas que también tienen presencia de población kurda, temen que esta «victoria» incite a sus ciudadanos a sumarse a la ola secesionista, de ahí que se opongan duramente tanto Teherán como Ankara. De hecho, el gobierno turco es el más indignado porque alberga la mayor población kurda en la región.  El único apoyo manifiesto al referendo ha provenido de Israel. Estados Unidos ha preferido una postura un tanto más discreta, aunque tras bambalinas también sea partidario de que se lleve a cabo la separación. El objetivo es un viejo conocido: la balcanización de Oriente Medio. Un término que recobra vida y que significa fragmentar al punto que esa división cree partes hostiles entre sí, y que esa confrontación le permita a las grandes potencias occidentales meter las manos para sacar provecho. El final de la historia puede preverse. Ser un estado soberano necesita entre otras cosas el reconocimiento, y a éste se opone el organismo multilateral que se ocupa de estas cuestiones, la ONU. Las ansias de independencia persistirán, hace miles de años que a ese pueblo se le ha negado su estatus. La inestabilidad conviene que se vuelva crónica para construir enemigos y culpables mientras engordan las finanzas de algunos pocos.

Escriba su comentario




Comentarios anteriores

Archivo

Categoría

Subcategoría

Emisión

Autor

Palabras claves

Fecha

Suscríbase

Reciba nuestras principales informaciones

¿Qué ocurrirá con las relaciones Cuba-Estados Unidos con el gobierno de Donald Trump?
Participe en nuestra encuesta
Volverán a antes del 17D
Continuará el proceso pero más lentamente
Se producirá un estancamiento
Mejorarán