Sistema Informativo de la Televisión Cubana
Jueves27/04/201704:43 pm
Software libre vs. Software propietario (Parte II)
Por: Gabriela M. Fernández
12/11/2016

A mediados del pasado siglo, el software no constituía un producto comercializado por sí mismo, sino que constituía un añadido que las grandes compañías de hardware integraban a sus artículos para que el usuario pudiera emplearlos. La realidad hoy es muy diferente: no solo el programa o aplicación es comercializable, si no que muchas y poderosas compañías se han cimentado a base de programación.

En el contexto actual, los productos estrella en software pueden ser mercancías de gran demanda, ciertas empresas poseen liderazgo (o compiten por él) sobre determinado tipo de programas, en fin,  el código fuente vale dinero. Es en este escenario que surge una alternativa al software privativo, y sistemas operativos como Linux  se popularizan en determinados grupos de usuarios, y llegan a miles de ordenadores.

Del hecho de que aún ninguno de los dos ha aplastado al otro, es posible deducir que cada modelo tiene ventajas y desventajas. En primer lugar, no se puede perder de vista la implicación comercial y de marketing que consolida el imperio propietario, pero ese no constituye el único factor que define el empleo cada sistema operativo o aplicación.  

Las relaciones estrechas con empresas de hardware constituyen una de las principales formas de distribución del software de código cerrado. En Cuba, se reciben  normalmente equipos del extranjero, y buena parte de ellos ya están equipados con un software, que se pagó inicialmente dentro del precio de una computadora.

El profesor Hayden Orizondo de la Facultad de Matemática-Computación de la Universidad de La Habana (MATCOM), explica el caso más común en este sentido:   “Windows tiene mejor soporte por parte de los grandes fabricantes de hardware, de manera que un hardware nuevo por lo general tiene soporte en Windows desde su lanzamiento, mientras que en Linux toma un tiempo indeterminado contar con uno equivalente.”

Las particularidades del contexto cubano y la forma de adquisición de software, desapegada a los esquemas tradicionales del mercado extranjero, pueden influir en el poco dominio popular de lo que realmente implica usar software propietario. Pero igual es posible notarlo a través de la presencia de licencias, llaves y códigos serie que debemos “superar” para arribar a la meta del programa exitosamente instalado. Nada de eso resulta necesario en el software libre.

Sin embargo, algunos usuarios considernan que las los pogramas de softwae libre carecen de determinadas prestaciones que posee el propietario, así como carecen de la concepción de soporte y asistencia técnica garantizada al usuario que pagó por ella. En la opinión del técnico Armando Garriga, en el software  libre no es posible encontrar paquetes de aplicaciones con la calidad de la Suite Adobe, por ejemplo. Y fuera de los usos profesionales, al decir de los docentes Pedro Quintero y Hayden Orizondo los sistemas operativos propietarios poseen mejor disposición para el entretenimiento, específicamente para el uso de determinado juegos solo hechos para Windows.

Según la profesora de MATCOM, Suilan Estévez, la idoneidad de un sistema operativo depende del empleo que le vaya a dar cada usuario, e incluso, del nivel de apropiación que tiene este con determinadas herramientas e interfaces digitales. “A una secretaria que domina Office – entiéndase Word como editor de texto, Excel para el manejo de hojas de cálculo, PowerPoint para las presentaciones  y Access para las bases de datos, entre otras aplicaciones idóneas para el trabajo en oficina- como herramienta fundamental le recomiendo la utilización de Windows y Office, ya que la versión libre de este programa no es muy buena.”

Sin embargo, para entornos más científicos y  personas con mayor dominio de las herramientas, Estévez sugiere un ejemplo de software libre. “Si se desea escribir un artículo científico o una revista, donde el formato lo define la revista y el autor solo pone el contenido, recomiendo utilizar LATeX: es una herramienta con una curva de aprendizaje mayor al inicio, pero a la vez que se domina, es muy productiva.”

La conectividad a Internet resulta otro de los aspectos que diferencian ambos modelos. Mientras con el software propietario se adquiere un programa bastante completo (lo cual no excluye la posibilidad de actualizaciones online, pero no resultan determinantes), la utilización de software libre es considerablemente más dependiente al acceso a repositorios online.  Para el también profesor de MAT-COM, Fernando Rodríguez, esa podría constituir, incluso, una de las razones que más alejen al usuario cubano promedio del uso de plataformas libres.

Por un lado, un software cuyos intereses mercantiles y un inmenso despliegue de recursos humanos y técnicos evitan el decaimiento de sus propuestas. Por otro, una sistema más interactivo, donde el programa solo puede “morir” si ningún usuario se interese por emplearlo, remodelarlo  y crear nuevas versiones más adaptadas a las necesidades cambiantes derivadas del desarrollo tecnológico. ¿Tendremos un David y un Goliat en la informática, en esta segunda década del siglo XXI? Y si fuera así, ¿quién representa a quién?

Escriba su comentario




Comentarios anteriores

Archivo

Categoría

Subcategoría

Emisión

Autor

Palabras claves

Fecha

Suscríbase

Reciba nuestras principales informaciones

¿Qué ocurrirá con las relaciones Cuba-Estados Unidos con el gobierno de Donald Trump?
Participe en nuestra encuesta
Volverán a antes del 17D
Continuará el proceso pero más lentamente
Se producirá un estancamiento
Mejorarán