Sistema Informativo de la Televisión Cubana
Jueves17/08/201704:06 am
FACEpopular, una red social latinoamericana
Por: Gabriela M. Fernández
19/06/2016

Muy parecido el logotipo pero, en vez de azul, es rosa. Si bien el diseño, la interfaz y buena parte de sus funciones recuerdan a la red social de Marc Zuckerberg, esta alternativa viene del Sur del continente con el objetivo de ofrecer un lugar diferente para compartir la vida e ideología de los usuarios.

Fernando Cuestas y Matías Reynolds, el director de contenido y el programador de Facepopular (FP), visitaron Cuba recientemente para asistir a la Conferencia Internacional Nuevos Escenarios de la Comunicación Política en el Ámbito digital, también conocida en Internet con el hashtag #TICHabana2015. Aunque ambos habían comentado sobre el sitio durante el evento en junio pasado, Reynolds accedió a una entrevista del Friki Tecnológico utilizando el servicio de mensajería de su misma plataforma.

Reynolds comenta que la idea de FP surgió a partir de las experiencias de usuarios en Facebook y Twitter que prefieren una “alternativa comunicacional limpia” para los pueblos de América, y así aprovecharla para defender determinadas políticas sociales e inclusivas del continente. Sin ayuda económica de ninguna institución, esta red se creó y se mantiene mayormente gracias a recursos propios de los administradores, y solo en un 20% de sus ingresos han sido a partir de donaciones y publicidad.

En redes sociales, el principal conflicto resulta lograr ser el lugar dónde una gran cantidad de usuarios prefiere pasar buena parte de su tiempo. Eso se hace muy difícil cuando ya tienes un antecedente poderoso: ¿quién se mudaría a un barrio desconocido cuando en su vecindario viven todos sus amigos? La experiencia del gigante Google no puede ser más ilustrativa. Aun cuando su superpopular servicio Gmail facilita y promociona la entrada a Google +, esta plataforma no alcanza ni de lejos el éxito de su antecesora Facebook.

Este contexto hace que FP sea una idea bastante valiente, con muchos retos por delante. El primero, ofrecer algo diferente a otras redes sociales. Sus funciones ahora mismo son parecidas a las de la interfaz azul: chat, mensajería, agregar y buscar amigos, compartir estados y archivos multimedia… Sin embargo, Reynolds está seguro que su plataforma tiene ventajas atractivas para un determinado grupo de usuarios:

“FP, a diferencia de otras redes, ofrece un ambiente mucho más ameno para el debate de ideas y el intercambio cultural. Posee herramientas como Blogs o Foros de discusión donde se puede expresar libremente y generar debates e intercambio de ideas más ordenados.
Además, FP tiene una ventaja muy superior frente a las otras dos redes internacionales: su Centro de Datos, donde se alojan sus Servidores, se encuentra fuera de la jurisdicción estadounidense. O sea, FP no está obligado por ley a entregar datos de sus usuarios al gobierno de EEUU ni a sus agencias de seguridad y espionaje. Todos los datos y contenidos de FP son propiedad exclusiva de sus usuarios, como lo expresan los Términos y Condiciones de la red.”

El asunto de la ciberseguridad de nuestros datos constituye un tema delicado, sin duda, pero habría que ver si ese factor basta para atraer usuarios. Aunque sus creadores no piensan en términos de competencia, y mucho menos de negocio, es innegable que se impone trabajar para ganar seguidores, aunque estos convivan en diferentes entornos sociales digitales como Twitter y Facebook.

Para el programador de la iniciativa, FP puede ostentar ya un sentido de pertenencia entre sus seguidores. “Es muy numeroso el grupo de usuarios que se identifican con FP y militan e incentivan el uso de esta red social (por ejemplo, es muy común ver fotos de perfil o portada con el logo de FP), esto sumado al incansable trabajo de difusión de sus administradores y por supuesto a la visibilidad de la prensa mundial, que ha puesto a FP en el ranking de redes sociales masivas internacionales. Las estadísticas están en continuo crecimiento.”

El Ministerio de Cultura de la Nación Argentina distinguió a la red social Facepopular al reconocerla como de Interés Cultural. El hecho de crear una alternativa contra el Establishment ha permitido a sus promotores aprender de la necesidad de unión entre los pueblos de América. Según Reynolds, esta experiencia le ha enseñado que “toda la Patria Grande siente la necesidad de unión en el nuevo esquema mundial y eso se traduce en muchos ámbitos: económicos, sociales, culturales, soberanos, comunicacionales, etc."

En el marco del Software Libre, Facepopular planea seguir creciendo a partir de la integración de instituciones políticamente afines con el proyecto, como pueden ser universidades o instituciones progresistas en Latinoamérica. Solo mediante el crecimiento y el verdadero entendimiento de las necesidades de su usuario potencial, una red social como esta puede ganar adeptos, a través de la combinación de las herramientas que ya poseen otros espacios en la red con aquellas nuevas que los seguidores de FP demanden.

Escriba su comentario




Comentarios anteriores
dayron

cual es la url para acceder a ella

eblis

cual es la URL PARA ENTRAR?

Ronal

Esa red social es llamada originalmente como PHPFOX

Bloodlust

Hubiese sido bueno que hubiesen usado una plataforma creada por ellos mismos si se hacen llamar sus programadores eb vez de sus diseñadores o ensambladores, pues la montaron sobre SocialEngine que es una plataforma de redes sociales muy conocida y de pago. No obstante. hay que apaludir la idea, pues posee lo necesario para la comunicacion de izquierda en la región fuera de juridiscción yankee. Ahora solo espero que permitan el acceso a las entidades y escuelas donde solo halla navegación nacional.

Archivo

Categoría

Subcategoría

Emisión

Autor

Palabras claves

Fecha

Suscríbase

Reciba nuestras principales informaciones

¿Qué ocurrirá con las relaciones Cuba-Estados Unidos con el gobierno de Donald Trump?
Participe en nuestra encuesta
Volverán a antes del 17D
Continuará el proceso pero más lentamente
Se producirá un estancamiento
Mejorarán